Liberadas en el Océano Pacifico 11.500 Toneladas de Aguas Contaminadas por Radiactividad

Las consecuencias de la explosión de la planta nuclear de Fukushima en Japón siguen de manifiesto,  Una marea radiactiva se desplaza en el pacifico luego que 11.500 toneladas de agua contaminadas fueron liberadas en este océano.

Aunque la Agencia para la Seguridad Nuclear de Japón indicó que la operación no entraña riesgos para la salud, sabemos que esta representa una gran amenaza ecológica, aun se desconoce la magnitud de los daños que pueda ocasionar esta acción, puesto que en  muestras de tierra se encontraron partículas de plutonio y yodo radiactivo en el mar. Situación que hace temer una grave contaminación del medio ambiente y de la cadena alimentaria.

La enorme cantidad de líquido excede cien veces el límite legal de yodo-131, un nivel relativamente bajo en comparación con el del agua que inunda algunas áreas de la planta nuclear, con una radiación hasta 100 mil veces superior.

La empresa operadora de la planta nuclear japonesa de Tokyo Electric Power (Tepco) señaló que la operación que comenzó a las 19 horas locales, el agua es procedente de depósitos especiales y del sótano de los reactores 5 y 6, las únicas de las seis unidades de la central que están por ahora controladas el portavoz de Gobierno, Yukio Edano reconoció No tener más opción que verter esa agua contaminada en el océano como medida de seguridad.

Por otro lado, los ingenieros japoneses tienen previsto construir una cortina gigante de sedimentos en el océano para impedir que la contaminación se expanda desde la planta de Fukushima y aún tratan de recuperar el control de los reactores dañados en la planta.

Es necesario frenar la expansión del agua contaminada al océano tan pronto como sea posible. Con esa fuerte determinación, estamos pidiendo a Tokyo Electric Power, que actúe con rapidez y que debe vigilar su posible impacto medioambiental.

La situación en la central nuclear de Fukushima aun permanece inestable. Se ha corroborado la existencia de una grieta de 20 centímetros en el segundo reactor, con la consiguiente fuga de radiactividad al mar.

Según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), 21 de los trabajadores que permanecen en Fukushima sufren alteraciones genéticas a causa de la radiación. Todos ellos deberán seguir reconocimientos intensivos para estudiar su evolución ante el aumento de la probabilidad de sufrir cáncer.

Recordemos que la explosión de esta planta nuclear fue consecuencia del terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter que sacudió el noreste de Japón. El sismo provocó un tsunami con olas de más de 10 metros de altura que causaron graves daños materiales. Catalogado como el sismo más potente registrado en la historia de Japón, a pesar de que las centrales nucleares japonesas eran consideradas como ejemplo de resistencia ante estos fenómenos “Los estrictos sistemas de seguridad no funcionaron como debían”, La central Fukushima 1, construida hace más de 40 años sobre la costa del Océano Pacífico, a 250 km. al norte de la megalópolis de Tokio con unos 35 millones de habitantes aproximadamente, no estaba preparada  para resistir al tsunami que devastó sus instalaciones el 11 de marzo, después del fuerte sismo.

Al episodio le siguieron fuertes réplicas. Las autoridades alertaron de riesgo de tsunami en Filipinas, Indonesia, Taiwán, México y Chile, entre otros.

Mercedes Torres | Agencia de Noticias Canal Azul 24 (Anca24)

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s