Arrecifes del Caribe y Mesoamérica enfrentan los disturbios de hoy en día

47536_1webLos arrecifes de coral son ecosistemas únicos que proporcionan a las comunidades humanas una serie de ventajas irremplazables.

Alimentan a millones de personas en todo el mundo, amortiguan las olas de tormentas y huracanes, son reservas de pesca y atraen el buceo turístico de las regiones costeras. Incluso suministran gran parte de la arena en las playas de la región.

Los arrecifes son también una fuente clave de ingresos: el turismo es la principal fuente de empleo en la zona costera alrededor del Arrecife Mesoamericano y las islas del Caribe.

Según los expertos, el turismo emplea a un tercio de los adultos que trabajan en el estado mexicano de Quintana Roo, en torno a Cancún, y aporta casi una cuarta parte del PIB global en Belice.

El Arrecife Mesoamericano es un refugio de vida silvestre amenazada por el turismo y la pesca excesiva. Es la segunda barrera de arrecife más grande del mundo, con unos 965 kilometros. Sólo la Gran Barrera de Coral en Australia lo supera.

El punto más al norte del arrecife se alinea con Cancún, en México. A partir de ahí se extiende hacia el sur-este, junto a las costas de México, Belice, Guatemala y Honduras.

Los visitantes acuden a sus playas de arena blanca y aguas cálidas para hacer snorkel y buceo. El Arrecife Mesoamericano apoya a millones de personas a lo largo de las costas vecinas.

Pero la industria del turismo, combinada con presiones ecológicas como la sobrepesca y la contaminación, están tomando espacio en el arrecife y las muchas comunidades pesqueras locales.

Desde el desarrollo masivo de la industria hotelera y agricultura, los seres humanos están destruyendo la segunda barrera de arrecife más grande del mundo: el Arrecife Mesoamericano.

Aunque el cambio climático global y sus efectos sobre los arrecifes a través de calentamiento y la acidificación de las aguas costeras han sido noticia recientemente, las actividades humanas locales pueden destruir ciertos ecosistemas antes que el cambio climático tenga la oportunidad de hacerlo.

Los efectos nocivos de la minería, la agricultura, el desarrollo comercial y la pesca en las regiones costeras ya han dañado más de dos tercios de los arrecifes en el Caribe, además de empeorar los efectos negativos del cambio climático.

Una evaluación reciente de la Iniciativa Arrecifes Saludables (HRI en ingles), http://www.healthyreefs.org, que se ejecuta de forma continua durante más de 1.000 km, desde el norte de la Península de Yucatán en México hasta Honduras, destaca las amenazas a este ecosistema emblemático.

El ecosistema del Arrecife Mesoamericano abarca la barrera, flecos, parches y los arrecifes de coral atolón, así como manglares adyacentes, lagunas y praderas de pastos marinos y la increíble variedad de especies vegetales y animales que viven dentro de estas diferentes formaciones.

Para tratar de medir y monitorear la salud de un ecosistema tan complejo como un arrecife de coral, el HRI publica un Informe sobre el Arrecife Mesoamericano a través de indicadores claves de la salud del ecosistema.

Para el Informe de 2014, HRI logró monitorear 193 sitios en todo el arrecife. Desarrollado un índice único de salud simplificado e Integrado de los Corales, a partir de una combinación de cuatro de los indicadores ; cobertura en vivo de coral, cubierta macroalgas carnosas, la biomasa (el número y tamaño) de los peces herbívoros (vegetarianos), y el valor comercial de los peces, que pueden ser fácilmente comparados entre los sitios y en el tiempo.

Irónicamente, algunas de las peores amenazas a los arrecifes de coral son causadas por las actividades humanas en tierra. La conversión de la vegetación natural para la agricultura o el desarrollo comercial, junto con los métodos agrícolas modernos y eliminación de residuos, han puesto en peligro la capacidad de las cuencas hidrográficas en el Caribe occidental para mantener la calidad del agua.

El agua llena de sedimentos, contaminantes industriales, productos químicos agrícolas, y las altas concentraciones de nutrientes que desembocan en el mar, cambia la química del medio ambiente en el arrecife, por lo que los ecosistemas de arrecifes más susceptibles a las enfermedades mueren junto con otros organismos.

Los Arrecifes del Caribe se enfrentan a estos disturbios de hoy en día, pero también sufren las comunidades de peces por una historia de pesca excesiva y la depredación de especies invasoras muy agresivas como el Pez León.

La sobrepesca, que afecta a más del 60% de los arrecifes del Caribe, no sólo reduce las poblaciones de peces, también empeora los efectos de la contaminación y la sedimentación.

Gustavo Carrasquel | ANCA24

Descarga el Libro Bioregiones de América

Anuncios

Acerca de ANCA24LatAm

Noticias ambientales, ecológicas y conservacionistas desde las Américas
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s